El Despertar de Soren

Welcome to your Adventure Log!
A blog for your campaign

Every campaign gets an Adventure Log, a blog for your adventures!

While the wiki is great for organizing your campaign world, it’s not the best way to chronicle your adventures. For that purpose, you need a blog!

The Adventure Log will allow you to chronologically order the happenings of your campaign. It serves as the record of what has passed. After each gaming session, come to the Adventure Log and write up what happened. In time, it will grow into a great story!

Best of all, each Adventure Log post is also a wiki page! You can link back and forth with your wiki, characters, and so forth as you wish.

One final tip: Before you jump in and try to write up the entire history for your campaign, take a deep breath. Rather than spending days writing and getting exhausted, I would suggest writing a quick “Story So Far” with only a summary. Then, get back to gaming! Grow your Adventure Log over time, rather than all at once.

View
Un principio un tanto... accidentado

Colocar una Exfera es sencillo pero muy doloroso, pues el proceso consta de abrir dos agujeros en la piel del paciente con un cuchillo caliente. Esto fue algo que el enano Fargrim Tannis, el kobold Ornixen Haurach, el humano Mardock y la eladrina Sariel descubrieron por las malas en manos de Dirk, el enano más famoso de Iselia, un verdadero experto en su trabajo. Uno a uno los pacientes pasaron, cada uno menos tolerante al dolor que el anterior, pasando por Fargrim (quien resistió sin chistar el dolor de la operación) hasta llegar a Sariel (quien lloró y gritó todo lo que pudo en el minuto que duró su operación). Mientras tanto Sally Lovelace, una joven invoker al servicio de Martel, estaba recibiendo el recorrido por la Mezquita de Martel, centro religioso del culto a dicha diosa, sin embargo no halló mucho que hacer así que luego de orar por una hora o dos se regresó a la posada donde estaba hospedándose. En la misma posada estaban quedándose también los cuatro aventureros que acababan de instalar sus Exferas, algunas más notorias que otras. Empezaba a atardecer cuando un anciano cuenta cuentos entró por la puerta del local y contó la leyenda de un maligno espíritu antiguo y de una niña que lo derrotó, luego empezó a regatear el precio de una noche en aquella posada. Fargrim, quien se había entretenido mucho con la historia le ofreció unas monedas para pagar su estadía, pero antes de que pudiera compartir más conversaciones con el hombre se escuchó repicar la campana del pueblo, señal inequívoca de que había peligro en camino. Sariel fue la primera en ver por la ventana para observar un grupo compuesto por goblins, kobolds y ratas en actitud hostil que empezaban a llenar la cuidad.

¡En el nombre de los Desians! –Gritó un medio elfo quien parecía comandar al grupo de monstruos ¡ATAQUEN!

Esta señal fue más que suficiente para que nuestros héroes entraran en acción, el primero en reaccionar fue Mardock, quien entró rápidamente al frente de combate para volar a dos criaturas de una patada, los demás no tardaron en reaccionar golpeando sin miedo a los otros invasores.

Tienen exferas –gritó el medio elfo ¡olvídense de los civiles! –ordenó y luego salto a atacar al enano quien luego también fue empujado por la magia de un hechicero hobgoblin que permanecía en la parte de atrás de las líneas enemigas.

De pronto un objeto pequeño impactó al líder haciendo que se envolviera en llamas, llamas que desafortunadamente también alcanzaron a Mardock dejándolo aun más herido que a su enemigo.

La pelea continuó durante algunos segundos más, pues obviamente el grupo de invasores no eran precisamente fuertes, el hobgoblin cayó gracias a los esfuerzos conjuntos de Fargrim y Sally, mientras que entre Mardock, Sariel, Ornixen y el mismo Fargrim, acabaron con el medio elfo al mando de la tropa, quien cayó bajo el hacha del ultimo balbuceando algo que los héroes interpretaron como: “No, Lord Forcystus” y tras lo cual Fargrim aprovechó para lanzarle una hacha arrojadiza al cadáver.

Luego de varios segundos de silenciosa tensión, en los cuales los aventureros se dedicaron a recoger lo que quedó de entre los cuerpos de los enemigos, una anciana se acercó al grupo y se identificó como Phaidra, la autoridad espiritual de la aldea.

-Sabíamos de esta invasión desde hacía ya una semana sin embargo somos un pueblo pequeño y no tenemos defensas. -¿Cómo supieron de la invasión? –preguntó el enano -Enviaron una carta a mi puerta anunciando el ataque. -Ese es el modus operandi que suelen utilizar –explicó el monje quien parecía saber mucho sobre este grupo terrorista Bien –dijo Fargrim sacando una hoja de pergamino y un sobre envíe una carta a esta dirección y seguramente mi padre podrá ayudarles a cambio de tierras, hace tiempo buscamos donde vivir desde que fuimos atacados por los gigantes.

Así lo hizo, la anciana se fue lo mas rápido que pudo a cumplir con las indicaciones del enano, en ese momento se escuchó el aleteo de dos inmensas alas y Sally pudo sentir una presencia muy poderosa, desde el cielo, descendía un ángel en aquel momento, mas no cualquier ángel, se trataba de Mithos, el Gran Arcángel.

Veo que llego tarde, aunque es una sorpresa que solo haya muerto una persona –ignorando las palabras de los aventureros elevó un rezo e hizo que el cuerpo desapareciera le he enviado con la diosa Martel, ahora, he de suponer que es a ustedes a quienes debo agradecer que este pueblo no haya sufrido una inmensa perdida. Así es –dijo el enano ¿Sabes acaso por qué han atacado esta aldea? -Sí, Iselia es centro de culto de la diosa Martel, la destrucción del pueblo hubiera causado caos en sus creyentes, los Desians buscan causar caos para despertar a Soren, un antiguo hechicero al que yo y los otros ángeles sellamos hace ya muchos años. -Y por qué no los detienen –preguntó el monje Los ángeles tenemos un limite de hasta donde podemos interferir en las acciones humanas, este grupo ha probado muchas veces y ahora conocen los limites con bastante certeza, razón por la cual me ha sido imposible detenerles. Sin embargo… ustedes quizá puedan ayudarme –dijo el arcángel si pudiesen hacerme un favor, facilitarían en mucho mi labor –sacó de su ala una espada con hoja negra como el ébano -Se de un herrero que podría arreglar esa espada –comentó Fargrim -No, esta espada es así desde que fue forjada por Nebilim, todas las armas oscuras tienen el mismo color característico, verán, los ángeles usamos estas armas para sellar a Soren, luego cada uno de nosotros nueve escondió un arma en un lugar distinto, si ustedes pudiesen hallar las ocho armas restantes me ahorrarían mucho trabajo, se que es una grosería de mi parte sin embargo seguro habría algo que pueda ofrecerles a cambio. -¿Qué me importa a mi todo esto? –preguntó el Kobold -Si Soren despierta el mundo será destruido, creo que no hay mejor incentivo para ayudar que ese. -Cuente conmigo –dijeron Sally, Sariel y Mardock casi al mismo tiempo. -Supongo que podría ayudar si eso me permite encontrarle unas tierras más cómodas a mis hermanos. Bien, en ese caso viajen al norte, Nova el ángel de la profecía habita en el desierto, ella les indicará el lugar donde se encuentra la siguiente arma, otra cosa más –dijo acercándose a la invoker el elegido de Martel suele ser seleccionado al llegar a la edad de los dieciocho años, sin embargo esta ocasión requiere una medida especial. Sacó un collar de oro adornado por un rubí color sangre y lo colocó en el cuello de la muchacha -Por medio del presente acto te nombro a ti: Sally Lovelace; Elegida de Martel, mensajera de paz y emisaria de la salvación, que los ángeles canten, la elegida ha aparecido. -No soy digna de este honor –respondió la chica -Tu humildad es prueba clara de que mi decisión es la acertada, con la bendición de Martel, tu tarea será mucho más sencillas. -Partiremos en cuanto sea prudente, es posible que hayan otros ataques. -Bien, dejo este pueblo a vuestro cuidado y esa tarea en sus manos, cuento con ustedes, ahora debo irme, los Desians están por atacar otra vez. Y elevándose a los cielos voló en un parpadeo.

Tras consultar con el destino, Lovelace definió que sería prudente proteger la ciudad una semana aproximadamente. Y luego de mucho verificar y planear llegaron a la conclusión de que la mejor manera de salvar a la gente de Iselia era sacarlas de allí hasta la casa de la salvación y esperar a los refuerzos.

El éxodo fue efectivo, la gente de Iselia llegó a su destino un día antes de que los Desians les pasaran por un lado.

-Curioso, no atacan este lugar –comentó Fargrim

Unos días mas tarde vieron a un remanente mucho menor del mismo grupo movilizandose en sentido contrario y a las pocas horas llegaron tres enanos.

-Hermano Bloodeye, supusimos que te encontraríamos aquí. -No me gusta ese nombre –murmuró Fargrim Ya, ya, no pierdas pelo en ello –rió ante la mirada enojada del enano oye en la carta nos prometías tierras pero no supuse que sería toda una aldea para nosotros. -En realidad el trato era más bien compartirlas con la gente de la aldea que se está hospedando aquí. -Si, eso temimos.

Mientras los enanos conversaban de esto y el resto del grupo le preguntaba a Sally sobre el aparente fallo en sus predicciones, o mejor dicho en la interpretación de sus predicciones, nadie se percató del pequeño Kobold que se dedicó por un rato a buscar en los bolsillos de los ahí presentes y sacar algunas cosas de valor.

Luego de organizar para que los tres enanos escoltaran a los cincuenta habitantes de Iselia de vuelta a sus hogares, los aventureros partieron en la destinación que Mithos les había indicado: El misterioso desierto de Triet.

Los días calurosos y las gélidas noches no hicieron mella en el ánimo o el paso de los aventureros, o quizá también se debía a las exferas que tenían implantadas ahora, pues les tomó la mitad del tiempo que habían planeado el llegar al famosísimo Oasis de Triet, donde se ubicaba la única sociedad conocida del desierto, quienes en un arranque de creatividad se dieron por nombre “La Tribu de Triet”

Fue al llegar que escucharon noticias sobre una pitonisa y Lovelace decide ir a entrevistarla mientras Mardock se dirige al edificio mas grande de la zona, el cual aparentemente era una especie de alojamiento turístico, y Fargrim decidió buscar agua para lavarse la barba.

Te he estado esperando, Elegida –le llamó una voz infantil desde el fondo de la tienda de la dichosa pitonisa mi nombre es Nova, soy el ángel de la profecía

Una niña estaba sentada dentro de la carpa, mirando hacia el vacío, mientras hablaba su cuerpo fue convirtiéndose en el de una mujer, de bellas y finas facciones, ojos blancos sin pupila, una eladrina sin duda alguna y un par de largas alas negras como las de un cuervo.

-Estoy enterada de tu misión, y también conozco mi misión a la perfección, el arma que yo oculté estaba en posesión de algunos sacerdotes de Efreet, sin embargo cuando el templo fue destruido por los Desians el que ocultaba el arma huyó al desierto y fue devorado por una lombriz purpura gigante, de quienes los lugareños huyen desesperadamente. -¿Y donde se encuentra esa lombriz? -No lo se, no creo que ustedes puedan enfrentarla en estos momentos, sin embargo tus compañeros llevan exferas, así que no sería de sorprender que con algo de entrenamiento sean capaces de enfrentar al monstruo, por ahora sigan su camino, no olvides mis palabras. -Mucho le agradezco -Ah y una cosa más, Mithos y yo hemos sido condescendientes, pues ya hemos obtenido conciencia de nuestra vida sobrenatural y entendemos la gravedad de su situación, sin embargo los demás ángeles no están despiertos, no les será tan fácil obtener su ayuda. -Entiendo, muchas gracias.

Dijo y salió de aquel lugar, luego de muchas explicaciones el grupo decidió partir a la Cordillera de Ossa, y nuevamente las exferas probaron haber sido una valiosa inversión, pues alcanzaron la cordillera más rápido de lo que hubieran creído, un par de monolitos marcaban el inicio del paso.

-Esto es enánico –dijo Fargrim casi como si estuviera poseído por algún espíritu desconocido, mas volvió en si y comenzó a andar por el camino trabajado por el antiguo explorador muchos años atrás.

Mientras empezaban la subida Sally cayó al piso por razones desconocidas incluso para ella y pudo ver frente a ella una palanca bidireccional, la cual dudo en usar razón por la cual recurrió a Ornixen para que revisara en caso de alguna trampa, al notar que no había ninguna simplemente movieron la palanca y una trampilla se abrió frente a ellos.

-Bajemos –indicó el Kobold pensando que aquello seguramente era alguna especie de ducto de ventilación y que con ayuda de una cuerda no sería difícil tocar el fondo.

Uno a uno los aventureros bajaron hasta el fondo de la oscura cueva y al estar todos abajo encendieron un sunrod con el fin de ver que había mas adentro, la sorpresa vino cuando una Gelatina color ocre apareció frente a ellos.

Inmediatamente Mardock intentó pasarle por un lado sin buscar pleitos, pero no sirvió una vez que Sally invocó un aspecto de Mithos para ayudarles en el combate y le ordenó atacar a la criatura. La batalla primero pareció desenvolverse rápido, entre Fargrim y Mardock lograron diezmar a la criatura con algo de ayuda de Sariel y de Ornixen, sin embargo cuando parecía que estaban por terminar con la criatura esta se dividió en dos versiones más pequeñas de la misma y en esta ocasión las tablas se voltearon para los heroes, las dos criaturas parecían funcionar con una sola mente aun pues lograron que Fargrim cayera inconciente, sin embargo entonces fue cuando los talentos de Sally empezaron a destacar, luego de una serie de ataques fallidos de parte del aspecto (aparentemente el mas débil) de Mithos, logró debilitar a las criaturas mientras Sariel curaba las heridas de Fargrim con palabras de aliento. Finalmente tras mucho esfuerzo, una de las dos criaturas cayó y la otra no tuvo oportunidad contra los cinco héroes trabajando unidos.

View

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.